jueves, 2 de febrero de 2012

Un año sin sulfatos, un mes sin siliconas


Antes de nada, me gustaría dejar claro que no estoy en contra del uso de estos ingredientes en productos cosméticos. Los sulfatos son tensioactivos que forman parte de la base limpiadora de muchos cosméticos, más bien la mayoría ya que pocos limpiadores/geles de ducha/champús no llevan Sodium Laureth Sulfate entre los primeros puestos del INCI; hay muchas formas de sulfatos, el mencionado anteriormente es el más suave de todos y por ende el más usado. Pese a lo que proclaman muchas webs ecoparanoicas, el SLS no produce calvicie ni cáncer. Aunque la seguridad de este ingrediente esté más que asegurada a algunas personas no nos sienta del todo bien, en mi caso por problema de picores en el cuero cabelludo y por sufrir de cabello seco o muy seco. Las siliconas son más conocidas, cuantas veces he leído la absurdez de que taponan los poros, asfixian el cabello, no dejan que la piel se regenere, debilitan el folículo piloso... las siliconas no son comedogénicas, en serio. El secreto para que no se acumulen en el cabello o taponen los poros está en la cantidad, exactamente pasa lo mismo con los aceites minerales o vegetales. Recordar que hay varios tipos de siliconas: las no-solubles, que se retiran del cabello una vez se lava con champú; las solubles que se retiran del cabello una vez aclarado con agua y las volátiles que se evaporan del cabello durante las horas posteriores a la aplicación. Al igual que los sulfatos, son totalmente seguras pero a determinados tipos de cabello le sientan mal, en mi caso en exceso me producen encrespamiento pero en su justa medida evitan que se reseque demasiado.


Dejé los sulfatos por casualidad. Hace algo más de una año estaba desesperado por lo seco que tenía el pelo, cuando lo peinaba se rompía con mucha facilidad, todo por culpa de Lush, el sol y el agua del mar. Decidí volver a la marca que ya me salvó una vez: ICON, había pasado un tiempo, el packaging era otro pero no pensé en que lo habían reformulado. Empecé a usar el champú Drench (siliconas no-solubles en concentración muy baja) y a los pocos días mi pelo era otro, a esto también ayudó el aceite India (siliconas volátiles) de la misma marca. Un día me dio por mirar el INCI del champú, más que nada porque en la lista del Foro Vogue salía como libre de siliconas y me extrañaba por la suavidad que dejaba en el cabello nada más aclararlo. Todavía no sabía identificar los sulfatos, afortunadamente en el bote ponía claramente SULFATE-FREE; ICON ha reformulado todos sus productos y ha eliminado los sulfatos. Seguí utilizándolo, los picores desaparecieron y la sequedad también. Pude quitarme de la cabeza el mito de que al no usar sulfatos las siliconas se acumulan, ya que en esa época usaba mascarillas que las llevaban. Aun así, durante todo este año, nunca he logrado desterrar las siliconas de mi rutina capilar... cosa que tampoco me vuelve loco, simplemente es probar por probar. Y es que la clave es dar con los productos adecuados, vamos ningún secreto, aunque es muy difícil. Yo he dado con los míos, aunque hay días mejores y peores, ahora consigo mantener el cabello hidratado de la mañana a la noche y sin encresparse en exceso.


Para empezar lavo y acondiciono con dos productos que compré en iHerb. Son el champú y acondicionador hidratantes de Peter Lamas, a base de soja. El champú hace una espuma muy abundante, limpia genial y no reseca en absoluto; como pasa con este tipo de champús, el pelo queda bastante enredado. El acondicionador tiene una textura muy rica, casi como la de una mascarilla. Desenreda a la perfección e hidrata una barbaridad.


Un par de veces por semana me aplico una mascarilla, actualmente uso dos, según me apetezca en ese momento. Una es la mascarilla reparadora de Moroccanoil, es extremadamente densa pero se aclara muy bien y no deja residuos. Tiene la textura de una manteca cremosa y un perfume muy exótico. Otras veces uso la mascarilla para cabello grueso de Louise Galvin, es la mascarilla que uso cuando estoy fuera (me muevo entre 3 ciudades, varias veces al mes) por eso la compro casi siempre en formato de viaje. Esta mascarilla igualmente es cremosa e hidratante y desenreda muy bien, da muchísimo brillo... pero mucho mucho, sobre todo usando los demás productos de la gama.


Cada noche, estrictamente no todas, me pongo varias gotas de aceite en el pelo. Normalmente uso el Huile Prodigieuse de Nuxe porque se aplica de manera muy sencilla y cunde más que un aceite puro, otras veces me pongo unas cinco gotas de aceite de Argán de Acure (comprado en iHerb) aunque últimamente lo que hago es mezclar ambos aceites. Antes de ponerlos me paso el cepillo limpiador de Marlies Möller, lo uso desde hace varios años. Así limpio cualquier resto del producto de acabado y desenredo el pelo, decir que es un cepillo que puede encrespar bastante.


Y como toque final, cada mañana uso la crema de peinado de Rahua (hablé de ella en esta entrada). Llevo poco más de un mes y no puede gustarme más, es el producto que ha cambiado mi rutina a 100% libre de siliconas. Antes de aplicarla me paso el peine de madera de Marlies Möller, básico desde hace muchos años. Con esta rutina me aguanta la hidratación de la mañana a la noche, todo gracias a esta última crema, ya que antes sólo aguantaba con aceites con siliconas volátiles. Veremos cuanto aguantan los resultados.

11 comentarios:

  1. Buena entrada. La verdad es que el tema pelo resulta desesperante en ocasiones. Yo ahora mismo estoy volviéndome loca intentando encontrar un champú para pelo graso que me guste. Se aceptan recomendaciones jeje

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Muy buena entrada y si que es verdad que los sulfatos están presentes en casi todo, pero ahora siempre me fijo antes de comprar un champú o una crema!

    un beso

    ResponderEliminar
  3. cómo me ha gustado esta entrada!!! qué bien has aclarado el tema de siliconas sí, siliconas no; usas productos muy interesantes de los que he tomado nota... besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Marc necesito un post obre el contorno de ojos. Se que debo mandarte un Mail... No tengo tiempo!

    ResponderEliminar
  5. No sé si sabes que los productor de Moroccanoil usa siliconas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo se, pero esa mascarilla no las lleva. Un saludo.

      Eliminar
  6. si si, desconfiad de los ecoparonaoicos que nos hunden el negocio. :)

    es mas en la antiguedad la gente no tenia champus con quimicos y eran todos calvos, todos tenian caspa o un pelo asqueroso.... o no?

    la realidad es que ahora todas las tias estan desesperadas con el pelo, entre tintes champus y un largo etc cada vez tienen el pelo peor, nos estamos destrozando el pelo durante años gracias a estos usureros, como veis no vendo ningun producto sin embargo ellos si........ siempre es la misma historia te llamaran loco siempre ha pasado igual, tambien llamaron locos a los que decian que el tabaco era malo y asi la lista es infinita.

    ResponderEliminar
  7. Todavia te sigue gustando la crema de peinado de Rahua? Estoy pensando en comprarla.

    ResponderEliminar
  8. Y qué opinas del aceite de Moroccanoil?
    Gracias! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta también, aunque mi favorito es de India de ICON, es algo más ligero que el de Moroccanoil.

      Eliminar

Si quieres dejar una consulta envía un mail a secrebelleza@gmail.com, te responderé en seguida. Indica también si quieres que la respuesta aparezca en el blog.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails